Ideario - Website del Instituto Vicente Pallotti - actualización 2020

Instituto Vicente Pallotti
Zapiola 550 (B1833BOL) Turdera, Bs.As. Argentina
Tel. 4294-2297 / 4293-7875 - ivp@pallotti.org.ar
inicial@ivp.edu.ar - primaria@ivp.edu.ar - secundaria@ivp.edu.ar
Administración: admivp@pallotti.org.ar
Vaya al Contenido

Ideario

Institucional
SOCIEDAD DEL APOSTOLADO CATOLICO (PADRES Y HERMANOS PALOTINOS)

IDEARIO DE LOS INSTITUTOS EDUCATIVOS
DE LA REGIÓN NTRA. SRA. DE LUJÁN
DE LA SOCIEDAD DEL APOSTOLADO CATÓLICO



Proemio

La Sociedad del Apostolado Católico (SAC), de los padres y hermanos Palotinos, quiere ser fiel al carisma heredado de San Vicente Pallotti, que impulsa a trabajar incansablemente en promover la corresponsabilidad de todos los bautizados por reavivar la fe y reencender la caridad en la Iglesia y en el mundo, para llevar a todos a la unidad en Cristo. Tiene además en cuenta la universalidad de medios, agentes y lugares en donde está llamada a impulsar la vocación apostólica. Es conciente de la importancia decisiva de la educación en la vida del hombre y su influencia cada vez mayor en el progreso social contemporáneo. Motivada por estas razones cuenta entre sus opciones pastorales con Institutos Educativos en los que trabaja junto a otros miembros de la Unión del Apostolado Católico para brindar educación cristiana a los niños y jóvenes, y para ejercer una pastoral global con las familias, el personal y los ex alumnos, en comunión y coordinación con la pastoral diocesana y parroquial.
A los efectos de brindar a las comunidades educativas de los Institutos Vicente Pallotti de Turdera y Santa Rosa de Lima de Munro, un marco común para sus Proyectos Educativos Institucionales, establece el presente Ideario como base del sentir y del actuar cotidiano de todos aquellos que, ejerciendo distintas tareas, llevan a cabo un apostolado fecundo en el ámbito de la educación.
Invita así a todos los involucrados en esta misión amada por la Iglesia, a trabajar incansablemente, animados por el amor de Jesucristo y bajo el amparo y la intercesión de María, Reina de los Apóstoles y Madre del Divino Amor, en un ámbito de fidelidad a su vocación y al mandato que la Iglesia les otorga, y en un clima fraterno, comprometido y comunitario, recordando siempre que “el bien realizado en forma individual es escaso y a menudo no produce frutos, mientras que el que surge de la comunión es más grande y duradero”

1. Presentación

El Instituto Vicente Pallotti de Turdera y el Instituto Santa Rosa de Lima de Munro, como comunidades educativas, incluyen a alumnos, padres, docentes, personal administrativo y auxiliar, sacerdotes, hermanos y ex-alumnos. Todos ellos, llamados por Dios a crecer, comprometerse y fortalecer el espíritu comunitario, son invitados a consubstanciarse con este ideario y la vida toda de los Institutos, en base a la participación y el esfuerzo conjunto.

2. Finalidad de los Institutos Vicente Pallotti y Santa Rosa de Lima

Los Institutos hacen suyos los ideales y el carisma que toda la Unión del Apostolado Católico heredó de su fundador. Su finalidad es:

OFRECER A LOS ALUMNOS (PRIMEROS DESTINATARIOS DE NUESTRA MISIÓN) Y A LA COMUNIDAD EDUCATIVA TODA, LAS CONDICIONES Y LOS MEDIOS PARA QUE CADA UNO DESCUBRA Y ASUMA SU LUGAR EN EL MUNDO, COMO RESPUESTA A LA VOCACION RECIBIDA DE DIOS A TRAVES DE LAS EXIGENCIAS HISTORICAS DE LA HUMANIDAD, HACIENDOSE CARGO DE LA CONSTRUCCION DE SI Y DE LA TRANSFORMACION DE LA SOCIEDAD DESDE LA COMUNIDAD CONCRETA EN LA QUE SE INSERTA SEGUN EL CARISMA DE SAN VICENTE PALLOTTI.

Lo que hace a la esencia de nuestras comunidades educativas es velar por el desarrollo y la evolución del ser humano desde los comienzos de su vida. Por ende la razón de ser primera de nuestras Comunidades Educativas es el ser humano en evolución en su niñez y adolescencia. Todo lo que emprendamos tendrá como objetivo el crecimiento del alumno, que implica el compromiso familiar como primer agente de la educación, y de todas las personas que forman parte de la comunidad educativa.
Queremos contribuir a generar personas autónomas con conciencia del bien común y con un correcto uso de su libertad.
Queremos gestar condiciones y medios que permitan el surgimiento de un hombre comprometido con su ambiente y con la tarea de transformar la realidad que le toca vivir. Un hombre que sea capaz de respetar al que es diferente y de trabajar con él en la construcción de la sociedad, haciendo que ésta sea más justa y que tenga como centro de interés la gloria de Dios, que es el bien del hombre. Un hombre que pueda descubrir y desarrollar, más allá de su condición económica, sus talentos y su vocación personal para ponerlos al servicio del Pueblo de Dios y del mundo, haciéndose corresponsable de la misión de la Iglesia en el espíritu de la Unión del Apostolado Católico.

3. Una educación integral cristiana, desde el carisma de Vicente Pallotti

Para nosotros, toda educación es un proceso integral que abarca a la totalidad del ser humano, que si bien en un acercamiento teórico puede ser abordado desde distintos aspectos (espiritual, intelectual, corporal) es, en su realidad existencial, una unidad concreta. Apuntamos a una formación que integre el sano cuidado del propio cuerpo, la maduración psicoafectiva, el crecimiento intelectual, las relaciones interpersonales y una fundante relación con Dios.
Por lo mismo, nuestros Institutos optan por un estilo educativo integrado en el que toda formación científica, profesional y humanística se imparte con la impronta del Evangelio y desde el carisma palotino. En nuestros Institutos todo lo curricular debe estar impregnado de lo catequístico y lo pastoral; y todos los docentes deben comprometerse con la tarea que es a la vez educadora y evangelizadora. De esta manera, la vida de nuestros Institutos girará en torno a este centro movilizador y animador, que impulsa y urge a todos a generar vida cristiana y compromiso apostólico desde y para la unidad.

Tres ejes básicos definen a nuestros colegios como comunidad:

EDUCATIVA: Toda actividad en nuestros colegios se estructura a partir de su condición de establecimientos educativos. Colaboramos con el deber originario de los padres, manteniendo como institución una sana autonomía.

CATOLICA: En cuanto que se funda en los principios de la doctrina católica siendo parte de la Iglesia Universal llamada a anunciar el Evangelio desde su inserción en una Iglesia particular. Está abierta a todos y utiliza todos los medios a su alcance para la evangelización desde la educación.

PALOTINA: En tanto que porción de la Iglesia signada por el carisma de San Vicente Pallotti, que trabaja para reavivar la fe y reencender la caridad. Cada uno asume en ella su compromiso bautismal colaborando activamente en la misión de la Iglesia desde su vocación específica poniendo todos sus talentos al servicio de este fin.


4. La Comunidad Educativa

Aspiramos a que la comunidad educativa llegue a constituirse a imagen del cenáculo según la espiritualidad de San Vicente Pallotti, conformando una auténtica comunión de vida y abierta al Espíritu Santo que la impulsa al compromiso apostólico. Comunidad que tiene como modelo a Jesucristo, apóstol del eterno Padre, y que desea vivir y trabajar en torno a María, Reina de los Apóstoles.
Deseamos que la Comunidad Educativa participe responsablemente en los órganos colegiados a los que incluya o en los que se incluya.
Para que haya confianza, medio básico para la eficacia de nuestra labor educativa, cuidamos con esmero las relaciones interpersonales entre comunidad religiosa, familia, profesores, alumnos y personal administrativo y auxiliar.

Integrantes y funciones de la comunidad educativa

Unión del Apostolado Católico

La Sociedad del Apostolado Católico, junto con otros miembros de la Unión, anima desde el carisma palotino la vida de nuestros Institutos.
La SAC, como entidad propietaria, establece la identidad de los Institutos y garantiza los principios que definen el tipo de educación que se ofrece y los criterios de actuación que permiten que esta se realice.
Promueve la acción educativa global de los Institutos, asume su responsabilidad última ante la sociedad y favorece un clima de participación escolar, que posibilita la colaboración y la corresponsabilidad.
Vela por la armonía entre los diferentes estamentos y órganos de animación y conducción y estimula la coherencia y la calidad de la educación en un clima de libertad responsable.
Asume aquellos derechos y deberes que dimanan de las relaciones contractuales con el personal y la Administración.

Los alumnos

Son verdaderos protagonistas de su propia educación y participan, gradual y responsablemente, en el desarrollo y crecimiento de la Comunidad Educativa.
Tienen derecho a que las distintas actividades les ofrezcan ocasiones de crecer y madurar en todos los aspectos de su personalidad.
Deben respetar y participar de los ideales, el estilo y el Proyecto Educativo de los Institutos e intervenir en la vida escolar según su capacidad, asumiendo sus derechos y obligaciones.

Los padres de los alumnos

Son los primeros educadores de sus hijos y participan activamente en los Institutos, facilitando y asegurando la educación integral de aquellos.
Contribuyen a mantener y actualizar el tipo de educación que el Colegio les ofrece y que ellos han elegido.
La forma privilegiada de participar es a través de las Uniones de Padres de Familia de nuestros Institutos. Ellas promueven, dentro de sus competencias, la participación de los padres, y orientan sus esfuerzos en la defensa del tipo de escuela que han elegido.
Los padres, fundados en la confianza y abiertos al diálogo, deben respetar y aceptar las disposiciones de las autoridades de los Institutos.

Los docentes

Son parte fundamental de la Comunidad educativa. Se responsabilizan de un modo directo de promover y animar:
La acción educativa global del Instituto en coherencia con el IDEARIO.participación a través de los órganos unipersonales y colegiados de los que forman parte.
Colaboran coordinadamente con los demás miembros de la Comunidad Educativa, y se actualizan mediante una formación permanente para lograr la educación integral de los alumnos. En este sentido destacamos claramente como nota constitutiva del educador palotino su carácter de evangelizador, por lo que deben adherir con su palabra y conducta a las disposiciones disciplinarias y al magisterio de la Iglesia. Se deben destacar por su recta doctrina e integridad de vida.

El personal administrativo y auxiliar

Ellos forman parte de la Comunidad Educativa y contribuyen a su buena marcha aportando la propia colaboración.
Son coresponsables en la acción educativa global.

Anexos

1. El carisma de Vicente Pallotti, fundador de la Unión del Apostolado Católico

Vida:

Vicente Pallotti nació en Roma el 21 de abril de 1795. En 1818 fue ordenado sacerdote y se doctoró en Filosofía y teología. Roma le ofreció desafíos en un vasto y fecundo campo para la actividad sacerdotal y apostólica. Murió en la misma ciudad el 22 de enero de 1850. Declarado Beato por el papa Pío XII el 22 de enero de 1950, fue canonizado durante el Concilio Vaticano II, el 20 de enero de 1963, por el papa Juan XXIII, que dijo de él: “San Vicente Pallotti es una de las más eminentes figuras de actividad apostólica del siglo XIX; (...) ideó nuevos medios para hacer conocer y amar a Dios.

Espiritualidad

El principio dinámico en que se fundó su multiforme actividad apostólica fue su experiencia personal de fe. Su ideal era Jesucristo, Dios-hombre entre los hombres sus hermanos, modelo perfecto, respuesta de Dios a toda búsqueda humana de realización y plenitud. Durante toda su vida enriqueció su fe en la oración, y su amor en el amor infinito y misericordioso de Dios. Para Pallotti, el hombre, creado a imagen y semejanza de Dios, encuentra el sentido de su vida si permanece en constante ejercicio del amor a los hombres y a Dios. Esta experiencia lo llevó a ver a Jesucristo como Apóstol del Eterno Padre. El amor es así el motivo por el cual se ha de colaborar en el apostolado. El seguimiento de Jesús y la participación en su misión de salvar a los hombres son inseparables. Así como todos están llamados a seguirlo, todos tienen también un deber apostólico.
Pallotti puso su mirada también en María, la colaboradora privilegiada de Cristo en la obra salvadora. María, Reina de los Apóstoles, es, “Después de Jesucristo, el más perfecto modelo del verdadero celo apostólico y de la perfecta caridad ya que dedicó su vida a la mayor gloria de Dios y a la Salvación de las almas de tal modo que (...) su mérito superó al de los Apóstoles

Obra

Vicente Pallotti supo ver las necesidades de los hombres de su tiempo y de la Iglesia de su época, con la dinámica interior de siglos futuros, dando como respuesta la creación de la Unión del Apostolado Católico (UAC), comunión de personas individuales y comunidades que, según el carisma de San Vicente Pallotti, promueven la corresponsabilidad de todos los bautizados por reavivar la fe y reencender la caridad en la Iglesia y en el mundo para llevar a todos a la unidad en Cristo. La UAC se extiende en muchos lugares del mundo, dedicada a entusiasmar a todos los bautizados para que participen en la misión de la Iglesia, llevando la Buena Nueva de Jesús a todos los hombres y mujeres. Con la UAC Pallotti no intentaba crear una nueva institución en la Iglesia, sino más bien confirmar las ya existentes y hacer más eficaz su apostolado. Hoy la UAC sigue abierta a todos los miembros del Pueblo de Dios, y reúne en el mundo a los que se inspiran en sus ideales apostólicos en diversos institutos de vida consagrada y en gran cantidad de fieles laicos comprometidos individualmente u organizados en grupos, asociaciones o comunidades. Todos forman una sola familia, tienden a un estilo de vida común, y se dedican juntos a responder a los desafíos modernos del apostolado universal.
El Instituto Vicente Pallotti, de Turdera, y el Instituto Santa Rosa de Lima, de Munro, como patrimonio legal de la Sociedad del Apostolado Católico, constituyen emprendimientos en el espíritu de la Unión del Apostolado Católico de San Vicente Pallotti.

2. Nuestra visión cristiana del hombre

El Hombre, creado a Imagen y Semejanza de Dios, es un ser dinámico que va actualizando esa llamada hasta llegar a su plenitud. En este proceso va adhiriendo a los valores que descubre progresivamente en sí.

Es abierto a lo Divino:
A Dios, tal como se revela en Jesucristo. la Palabra de Dios, como lugar desde donde se nos manifiesta y en donde nos interpela; y especialmente al Evangelio, como norma de vida. la Iglesia, como depositaria de la fe, como comunidad de la cual formamos parte, como Instrumento de Salvación, a sus Sacramentos y a su Magisterio.
Respeta el proceso de búsqueda de Dios realizado por todo hombre de cualquier religión.abierto a la vida, respetándola desde todo punto de vista, en todas sus manifestaciones, con conciencia conservacionista.de la vida, jerarquizando especialmente al ser humano desde su concepción, y solidarizándose especialmente con los excluidos, los pobres, los enfermos y los ancianos.

El Hombre está llamado a ser él mismo, persona única e irrepetible. Debe por lo tanto destacarse el valor de la libertad, del autoconocimiento, del respeto por sí mismo; tendiendo a la autonomía, a la propia diversidad, a la propia vocación. Este hombre no nace solo y solitario sino dentro de una comunidad, y por lo tanto debe tener apertura al otro, respetando la condición de persona de los demás; valorando los aportes que cada uno hace desde su propio género y respetando los bienes comunes cuidándolos y haciendo buen uso de ellos. Este hombre tiene que tender a descubrir su vocación específica de vida, como culminación de su yo personal y como perfección de su entrega a la comunidad.
+54 9 11 4294-2297
+54 9 11 4293-7875
Zapiola 550 Turdera (B1833BOL)
Buenos Aires, Argentina
Diseño ivp.edu.ar / Actualización 2020
Regreso al contenido